Health

Belleza de adentro hacia afuera.

La base de una nutrición adecuada es tomar una amplia variedad de alimentos que se complementen entre sí y que proporcionen los nutrientes básicos para el mantenimiento del organismo. De esta manera nuestro cuerpo y nuestra mente saldrán ganando.

La dieta mediterránea es considerada como la más equilibrada y sana del mundo occidental, pues ayuda a prevenir enfermedades y problemas del corazón. Esta consiste en un consumo de alimentos basado en: Aceite de oliva, fruta y verdura a diario, legumbres, más pescado que carne y un vaso de vino diario.

Según las estadísticas, los franceses sufren menos enfermedades cardiacas que el resto de los europeos, a pesar de consumir muchos alimentos ricos en grasas y ser grandes fumadores. Una de las razones se encuentra en su consumo de vino, que es un estimulador de los vasos sanguíneos. Otra causa, según los investigadores, son sus horarios de comida: almuerzan a las 12 del mediodía y cenan a las 8. En consecuencia, dejar pasar un intervalo más largo entre una comida y otra ayuda a metabolizar mejor las grasas, a producir insulina y a mantener la fluidez de la sangre, factores clave para conservar en buen estado el sistema cardiovascular. Además, una mayor actividad física entre comidas puede disminuir el riesgo de contraer enfermedades cardiacas.

Las semillas de girasol, el ajo, las nueces, y la avena son aliados de nuestro corazón: lo ayudan a funcionar mejor y previenen enfermedades vasculares.

INDISPENSABLE EN LA DIETA:

Una alimentación que permita mantenerse sano durante muchos años ha de ser variada y estar compuesta por los siguientes grupos de alimentos:

  • Hidratos de carbono: Arroz, pasta, patata, legumbres, cereales, pan tostado… Los hidratos de carbono se deben consumir a lo largo del día; así aportarán la energía básica.
  • Verduras: En las comidas, mejor consumirlas crudas, para que aporten las vitaminas, minerales y enzimas; en las cenas mejor cocidas.
  • Proteínas: Comer pescado azul o blanco, dos o tres veces por semana. Lo mismo con la sepia o el calamar, las carnes blancas (ya sean pollo, pavo o conejo), los huevos y el queso fresco.
  • Lácteos: Dos o tres raciones al día serán suficientes.
  • Azúcares: El azúcar integral y la miel son los edulcorantes más saludables, que en todo caso se han de usar con moderación.
  • Frutas: Se han de tomar dos o tres piezas al día, sin abusar de las frutas muy dulces como uvas, plátanos o higos.
  • Frutos secos: Cuatro o Cinco veces por semana, se recomienda tomar 20 gramos de frutos secos.
  • Agua: Beber litro y medio al día.
  • Aceite de oliva: Dos o tres cucharadas al día aportan la grasa necesaria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s