Life Style

¿Aceptas humildemente que necesitas ayuda?

Por no sentirnos débiles, a veces ocultamos problemas que nos hacen daño o no podemos resolver, y vivimos presionados aparentando que “todo está bien”. Lo cierto es que todos cometemos errores, y es saludable admitir que ocasionalmente necesitamos una mano…

Problema: ¿Sientes que no encajas en ninguna parte?

Durante toda nuestra vida conocemos a muchas personas, a veces con personalidades opuestas a la nuestra. Lo importante no es tratar de ser idéntica a alguien para que haya empatía, sino buscar puntos en común y aprender de las diferencias. Si no puedes hacerlo sola, busca a alguien capacitado para ayudarte a ser más sociable, como por ejemplo un orientador. Lo primero es que te des cuenta de cuál es el error.

Problema: ¿Autoestima baja?

Si tu preocupación es el físico, recuerda que hay cosas más importantes; lo valioso se ve con el corazón, valora lo que tienes y serás más feliz que deseando lo que no posees. Deja de juzgarte y disfruta más de tu vida. Si no crees lo que te dicen en casa, busca a alguien que pueda hacerte ver la realidad y cambiar esa percepción negativa. Todos tenemos cosas hermosas, no te desanimes.

Problema: ¿Vomitas todo lo que comes?

Es difícil salir adelante, pero no imposible, lo importante es que has reconocido que tienes un problema y tienes deseos de cambiar; el siguiente paso es buscar ayuda. Aprende a quererte como eres, coméntales a tus papás lo que te ocurre, al principio no sabrán cómo reaccionar, pero será mucho más fácil tu recuperación si están unidos. Consulten a un médico que se especialice en trastornos alimenticios, él te ayudará a recuperar tu autoestima.

Problema: ¿Celos extremos?

Es  normal sentir celos, pero esto no significa que pienses que tu pareja te pertenece; aprende a confiar: averigua el origen de esa sensación, y si encuentras algún motivo que la esté alimentando, háblalo, porque las dudas pueden hacerte imaginar cosas que no son. Si él te da la seguridad que necesitas, automáticamente los celos desaparecerán; pero si no hay razón para que te sientas tan insegura, lo mejor es que visites a un especialista para que te ayude a controlarte y a sentirte mejor.

¡ANIMO!

6 motivos para pedir ayuda..

  1. Por culpas o cargos de conciencia provocados por cosas que hiciste o dejaste de hacer y te impiden disfrutar.
  2. Pensamientos de suicidio, deseos frecuentes de morir o desaparecer.
  3. Desesperación o depresión extrema; la sensación de que nada puedes cambiar o hacer; sentir que estás “atrapada/o” o “bloqueada/o”.
  4. Cuando está en juego tu salud, todo lo que pueda representar una amenaza física o emocional.
  5. Ira irrefrenable, que hace que amigos y seres queridos se alejen.
  6. Abuso de sustancias, drogas, alcohol, medicamentos no recetados.

3 comentarios sobre “¿Aceptas humildemente que necesitas ayuda?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s